Síguenos:
Instagram
Ficha Home

UNA HISTORIA LLENA DE TRADICIONES


Desde que partió en 1995, ha ido concitando el interés de los santiaguinos por acercarse y conocer algo más de nuestras ricas tradiciones patrias.

Desde la Primera Semana de la Chilenidad, que se realizó allá por el año 1995, y las que se hacen ahora en el Parque Intercomunal Alberto Hurtado, se han realizado muchísimas actividades, las que han sido vistas y disfrutadas por varios miles de personas.

Y la historia de este evento concentrador de tradiciones, como más de alguna a vez la ha reseñado Luis Iván Muñoz, Vicepresidente de la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, parte de una idea del entonces Alcalde de la Municipalidad de Las Condes, Joaquín Lavín, de hacer algo más importante para los días del Dieciocho, algo más que un simple corte de cinta y algunos pies de cueca en la medialuna de Avenida Fleming.

Plantea la idea ante el Concejo Municipal y uno de sus integrantes, Francisco de la Maza, que posteriormente ocuparía dicho cargo, hasta el día de hoy, se ofrece para asumir el desafío, ya que está muy relacionado con el mundo del caballo, es de familia de criadores y puede establecer contacto con la Federación respectiva.

Comienzan las reuniones entre De la Maza, Felipe Bunster, a la sazón director de la Federación, y el propio Luis Iván Muñoz, al cabo de las cuales y tras una escalada de ideas y la disposición del municipio a colocar los recursos para realizar hasta una exposición de caballos chilenos, se decidió hacer algo para las Festividades Patrias del año 1995, en el Parque Araucano.

Recuerda Luis Iván Muñoz que al contarle de este proyecto al presidente de la Federación de Criadores, Agustín Edwards, quien se encontraba fuera de Chile en ese momento, respondió categóricamente: "Háganlo con todo; no se preocupen porque yo estoy dispuesto a que aquí nos juguemos por entero, porque pienso que este va a ser un proyecto muy importante".

El primer año demandó bastante trabajo, se instalaron pesebreras en el sector de las rosas del Parque Araucano. Hubo también stands de artesanía y se realizaron algunas actividades criollas chilenas. Hermosos carruajes de época se paseaban por todo el recinto, visitaban al Alcalde de Las Condes, se le hacía un esquinazo y el mismo Alcalde Lavín vistió de huaso y anduvo a caballo también.

Los organizadores se conformaban con recibir alrededor de 10 mil a 15 mil personas, ya que no era un evento conocido, pero para sorpresa de ellos, llegaron más de 40 mil personas, lo que los hizo ver que estaban ante una necesidad manifestada por los habitantes de la ciudad de conocer más de las tradiciones, de acercarse a ellas y vivirlas a plenitud, por lo menos en los días que duraba el evento.

Ya al año siguiente y por un condicionante ambiental, la Semana de la Chilenidad, con caballos y todo, se trasladó a un sector más al oriente del mismo parque, donde podían disponer de unas seis a siete hectáreas. Decidieron arriesgar y en un hoyo armaron una medialuna, con tribunas formadas por fardos de paja. Era riesgoso, pero todo resultó bien. Además, instalaron carpas, hicieron shows, trajeron artistas chilenos, que actuaran para un público transversal, no sólo perteneciente a un segmento determinado.

Las cifras fueron creciendo y de esas 40 mil personas iniciales se subió a 80 mil, luego a 200 mil en la edición siguiente, quedando rápidamente chico el recinto.

Pero apareció en escena Raúl Torrealba, quien había respaldado la iniciativa siendo concejal en Las Condes. Se transformó en Alcalde de Vitacura y ahí pidió que su municipio fuera incorporado a la Semana de la Chilenidad, convirtiéndose, según subraya Luis Iván Muñoz, en uno de los pilares, junto con la Federación y la Municipalidad de Las Condes, además del permanente apoyo de Carabineros, lo que ha permitido realizar una fiesta de carácter familiar, de mucha chilenidad, pero muy familiar, de tal manera que la gente pudiera ir y estar tranquila.

Como el recinto se había hecho chico para tanto interés, los alcaldes propusieron instalarse en el parque intercomunal de La Reina, actual parque San Alberto Hurtado, decisión que no fue fácil tomar, pero que con el tiempo validó lo acertado de la proposición de los ediles.

Desde entonces, la Semana de la Chilenidad ha asentado sus reales allí, en un espacio que permite desplegar una infinidad de actividades, y donde se ocupan sólo 25 hectáreas de la totalidad del parque.

Según Luis Iván Muñoz, el actual escenario tiene una enorme proyección hacia el futuro y ha hecho que los organizadores deban estar preparados para recibir un mínimo de 700 mil personas cada año y apuntando por encima del millón de personas.

Hitos para recordar

Hablando de hitos importantes en estos 24 años de Semanas de la Chilenidad, señala que fue muy importante para la ciudad de Santiago ver que existía una alternativa distinta a las ramadas. Algo a lo que podían ir con sus niños chicos y donde no había riesgos ni peligros.

También anota la ocasión en que se incorporó el rodeo y se levantó una medialuna transitoria, lo que permitió ver huasos a caballo, galopando, preparando sus cabalgaduras, corriendo. O sea, una actividad permanente.

También coloca como hito el cambio de escenario, con el traslado al actual Parque Padre Hurtado, así como la incorporación, el año 2007, de las Fuerzas Armadas, con impactantes espectáculos.
El mismo valor le asigna a la incorporación de espectáculos con caballos extranjeros y la participación paulatina de la Escuadra Ecuestre, gestada por Alfredo Moreno Charme y donde han participado y siguen haciéndolo, jinetes argentinos, uruguayos, paraguayos, brasileros, peruanos y chilenos.

Asimismo, puntualiza que se le ha dado cabida a todas las razas caballares y a todas las expresiones en que este noble animal está involucrado, realizándose rodeo, polo, equitación adiestramiento, actuación del Cuadro Árabe. En suma, todo lo que diga relación con dicho ejemplar, pero siendo el Caballo Chileno la base, la estructura básica desde donde ha nacido todo esto".